calculator-723925_960_720

Campaña de Renta 2016

Como cada año por estas fechas nos preparamos para la campaña de renta, en este caso la Campaña de Renta referida al año 2016. En los próximos días se empezarán a recibir, si no se han recibido ya, los certificados de rendimientos y retenciones obtenidos por los contribuyentes y que serán utilizados por estos para efectuar su declaración del IRPF.

En primer lugar haremos referencia a las fechas de dicha campaña; las fechas importantes que ha de tener en cuenta el contribuyente serán las siguientes:

  • 5 de abril de 2017. Arranca la campaña de renta para su presentación telemática.
  • 11 de mayo de 2017. Arranca la campaña de renta para su presentación presencial.
  • 26 de junio de 2017. En caso de que el resultado sea a ingresar y queramos domiciliar el pago este es el día límite para la presentación de la declaración del IRPF.
  • 30 de junio de 2017. Fecha final para la campaña de renta.

Una vez comentadas las fechas clave de la campaña de renta, comentaremos la principal modificación que se ve en este año respecto a la campaña del año anterior.

El año anterior ya se pudo efectuar la declaración del IRPF a través del sistema Renta WEB, del que ya informamos en su día, conviviendo este sistema con el Programa PADRE que durante años fue el sistema utilizado para la elaboración y presentación de la declaración del IRPF. En la Campaña de Renta de 2015, sucedida en 2016, había una serie de contribuyentes, que básicamente se correspondía con los trabajadores incluidos dentro del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, que estaban obligados a presentar la declaración del IRPF utilizando el Programa PADRE y no tenían opción de emplear el sistema Renta WEB.

Este año se produce un cambio en la campaña, ese cambio es la desaparición del Programa PADRE, desde este año la presentación se hará a través del sistema Renta WEB para todos los contribuyentes. Como ya indicamos en su día, el objetivo de este sistema es facilitar el acceso ya que, a diferencia del desaparecido Programa PADRE, en el sistema Renta WEB se podrá acceder desde cualquier dispositivo, sea ordenador, tableta o móvil; y no tiene necesidad de hacer descarga alguna ya que realmente lo que se hace es acceder a través de la Sede Electrónica de la AEAT a la base de datos de la Agencia Tributaria. En cuanto al funcionamiento del sistema básicamente, al entrar en el sistema con nuestro número de referencia, veremos una propuesta de declaración de la renta que se correspondería con el antiguo borrador del IRPF y que podrá modificar el contribuyente, funcionando a partir de ahí el sistema igual que funcionaba el antiguo Programa PADRE para la presentación de la declaración.

A continuación incluimos, como es habitual, el calendario del contribuyente asociado a la Campaña de Renta:

Abril 2017

Lunes

Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado

Domingo

         

1

2

3

4 5 6 7 8

9

10

11 12 13 14 15

16

17

18 19 20 21 22

23

24

25 26 27 28 29

30

5 de abril: Inicio de la campaña telemática.

 

Mayo 2017

Lunes

Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado

Domingo

1

2 3 4 5 6

7

8

9 10 11 12 13

14

15

16 17 18 19 20

21

22

23 24 25 26 27

28

29

30

31

       
11 de Mayo: Inicio de campaña presencial.

 

Junio 2017

Lunes

Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado

Domingo

   

1 2 3 4

5

6 7 8 9 10

11

12

13 14 15 16 17

18

19

20

21 22 23 24

25

26 27 28 29

30

   
26 de Junio: Límite declaración a ingresar con domiciliación en cuenta.
30 de Junio: Final de campaña.
peace-1754379_960_720

Tratamiento de los planes de pensiones en el IRPF

En varias publicaciones hemos hecho referencia a la situación actual de las pensiones, haciendo referencia a que uno de los “complementos” de la pensión de jubilación más “populares” son los Planes de Pensiones. Como ya indicamos en estas publicaciones, fiscalmente estos Planes hacen que se produzca un diferimiento en el pago a hacienda. Precisamente, para dejar más claro el impacto fiscal de este tipo de planes hacemos esta publicación, en la que explicaremos el tratamiento fiscal que se da a los Planes de Pensiones dentro del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

 

Tratamiento fiscal de las aportaciones a un plan de pensiones

En primer lugar hacemos referencia a la situación inicial cuando una persona contrata un Plan de Pensiones, pasando a ser partícipe de dicho plan. En ese caso, cuando la persona hace la aportación habrá una reducción en la base imponible en el apartado de los rendimientos del trabajo. El límite de dicha reducción se corresponderá con la menor cantidad entre los dos importes siguientes:

  • 8.000 euros anuales.
  • 30% de la suma de los rendimientos del trabajo y de actividades económicas.

Una vez comentado el “beneficio fiscal” que se tiene en el momento de las aportaciones del partícipe al plan, haremos referencia al otro momento temporal importante a tener en cuenta con los planes de pensiones, que es el momento del rescate del plan de pensiones.

 

¿Cuándo puede rescatarse un plan de pensiones?

En primer lugar hay que indicar un concepto importante, las contingencias que indicaremos a continuación son las que permiten rescatar el plan de pensiones, pero en ningún momento obligan a su rescate.

Las contingencias que permiten el rescate de un plan de pensiones son las siguientes:

  • Que se esté jubilado tal como indique la normativa de la Seguridad Social
  • Que es esté en una situación que sea asimilable a la jubilación:
    • Extinción de la relación laboral y paro.
    • 65 años.
  • Incapacidad laboral total o permanente.
  • Muerte.
  • Situación de dependencia severa o gran dependencia.
  • Enfermedad grave bien del partícipe, bien de su cónyuge, bien alguno de los ascendientes o descendientes de aquellos en primer grado o persona que, en régimen de tutela o acogimiento conviva con el partícipe o de él dependa.

Se considerará a estos efectos enfermedad grave, siempre que sea acreditado con certificado médico:

  1. Cualquier dolencia o lesión que incapacite temporalmente para la ocupación o actividad habitual de la persona durante un periodo continuado mínimo de tres meses, y que requiera intervención clínica de cirugía mayor o tratamiento en un centro hospitalario.
  2. Cualquier dolencia o lesión con secuelas permanentes que limiten parcialmente o impidan totalmente la ocupación o actividad habitual de la persona afectada, o la incapaciten para la realización de cualquier actividad u ocupación, requiera o no, en este caso, asistencia de otras personas para las actividades más esenciales de la vida humana.
  • Situación de desempleo de larga duración, a efectos de lo cual se considerará que se da esa situación siempre que se reúnan las siguientes condiciones:
    • Hallarse en situación legal de desempleo
    • No tener derecho a prestaciones por desempleo contributivas, o haber agotado dichas prestaciones
    • Estar inscrito en el momento de la solicitud como demandante de empleo en el servicio público correspondiente.
    • En el caso de los trabajadores por cuenta propia que hubieran estado previamente integrados en un régimen de la Seguridad Social como tales y hayan cesado su actividad.

 

Tratamiento fiscal tras el rescate.

En el momento que se produce el rescate del plan de pensiones, que podrá hacerse en forma de renta, de capital o mixta, se considerará que se han obtenido Rendimientos del Trabajo. Por ello por norma general irán al tipo general según la siguiente tabla:

BASE LIQUIDABLE CUOTA INT. RESTO BASE Tipo marginal total
0,00 0,00 12.450,00 19%
12.450,00 2.365,50 7.750,00 24%
20.200,00 3.042,75 13.800,00 30%
34.000,00 8.725,50 26.000,00 37%
60.000,00 17.901,50 Resto 45%

 

Además de todo esto hay que hacer referencia a que se puede hacer una reducción del 40% para las aportaciones que se hayan hecho hasta el 31 de diciembre de 2006. Aun así hay que tener en cuenta una serie de datos en referencia a dicha reducción: solo será aplicable a primas que, teniendo derecho a ser deducidas, se rescaten dentro del mismo año natural. En relación a todo esto hay que tener en cuenta los plazos existentes actualmente para la aplicación de la reducción:

  • Si la contingencia que permite el cobro se ha producido entre los ejercicios 2011 a 2014 solo se podrá aplicar, en su caso, a las prestaciones percibidas hasta la finalización del octavo ejercicio siguiente a aquel en el que se ha producido la contingencia.
  • Si se ha producido en el ejercicio 2010 o anteriores, solo se podrá aplicar a las prestaciones percibidas hasta el 31 de diciembre de 2018.
  • En el caso que se produzca a partir del 1 de enero de 2015, únicamente se podrá aplicar a prestaciones percibidas en el ejercicio que se produzca la contingencia o en los dos posteriores.

 

Documentación

Ley 35/2006

Ley 26/2014

Real Decreto 304/2004

globe-599486_960_720

Deducción por doble imposición internacional

En anteriores publicaciones hacíamos referencia a como se determinaba si una persona era residente fiscal en España o, por el contrario, no se consideraba residente fiscal; en esta publicación haremos referencia a una situación que podría llegar a estar muy relacionada con la residencia fiscal de los sujetos pasivos, hablaremos de la deducción por doble imposición internacional que refleja la LIRPF en su artículo 80.

Esta situación se produce cuando un contribuyente por IRPF en España tenga rendimientos obtenidos y gravados en el extranjero. En primer lugar hemos de tener en cuenta qué es lo que grava el IRPF, pues bien, hemos de indicar que el IRPF grava la totalidad de los rendimientos que haya obtenido el contribuyente, con independencia de donde se hayan obtenido, es decir, tanto si se han obtenido en territorio nacional como en territorio extranjero. Este planteamiento del impuesto es el que hace que podamos encontrarnos ante situaciones como la que indicamos al principio del párrafo, es decir, que una renta obtenida ya haya sido gravada en el extranjero; ante esto nace la deducción por doble imposición internacional, con el objetivo de evitar la existencia de una doble tributación sobre la misma renta.

Una vez planteada la deducción existente, indicamos el importe de la deducción, que será el que indica la LIRPF en el artículo 80. El importe que se deducirá de la cuota líquida será la menor de las siguientes cantidades:

  • El importe efectivo de lo satisfecho en el extranjero por razón de un impuesto de naturaleza idéntica o análoga al IRPF o al Impuesto sobre la Renta de No Residentes sobre los rendimientos o ganancias patrimoniales.
  • El resultado de aplicar el tipo medio efectivo de gravamen a la parte de la base liquidable gravada en el extranjero.

Para determinar el tipo medio efectivo se multiplicará por 100 el siguiente cociente obtenido de dividir la cuota líquida total por la base liquidable. De todos modos hay que tener una cosa en cuenta, ha de diferenciarse el tipo de gravamen que corresponda a las rentas generales y del ahorro según proceda. A efectos técnicos ha de indicarse que el tipo de gravamen ha de expresarse con dos decimales.

La propia LIRPF hace referencia a la posibilidad de que la renta se obtenga en el extranjero a través de un establecimiento permanente, en ese caso se aplicará la deducción por doble imposición internacional que estamos comentando, y no será de aplicación el artículo 22 de la Ley del Impuesto sobre Sociedades

De todos modos, hemos de tener en cuenta la existencia de otro escenario, que es la existencia de un convenio entre países para evitar la doble imposición; en ese caso la deducción de la que hablamos no será de aplicación ya que lo que pasa a ser aplicable será el convenio. Para explicar como son esos convenios de doble imposición explicaremos a continuación la tipología de convenios existentes:

Convenio con sistema de exención:

Consiste en que el Estado no tendría en cuenta la renta de fuente extranjera para determinar la base imponible. Dentro de él podemos hablar de dos métodos:

  • Exención íntegra: La renta obtenida en el extranjero no se tiene en cuenta a ningún efecto.
  • Exención con progresividad: No se grava la renta obtenida en el extranjero, pero esa renta se tiene en cuenta para determinar el tipo de gravamen. Eso implicaría que se tiene en cuenta la renta mundial del contribuyente para la determinación del tipo marginal, pero ese tipo tan solo se aplicaría a los rendimientos obtenidos en territorio nacional.

Convenio con sistema de imputación:

En ocasiones se le denomina de crédito fiscal, podría explicarse como una deducción final que se aplica tras las deducciones previas. Dentro de esta modalidad de convenio hay igualmente varios tipos:

  • Imputación íntegra (Full credit): Se deduce la cuota que se haya pagado en el país donde se haya originado la renta, sin que se le aplique limitación alguna.
  • Imputación ordinaria o limitada (Ordinary credit): En este caso el Estado aceptaría que se aplicase la deducción del importe abonado en el país en el que se ha originado la renta, eso sí, pondrá como límite el importe que habría correspondido pagar en el caso de que la renta se hubiese obtenido en el país del que el contribuyente es residente.

 

Finalmente, indicamos los países con los que España tiene convenio de doble imposición, que serían los indicados en el siguiente vínculo.

silhouettes-582969_960_720

Los Rendimientos del Trabajo

Siguiendo con las informaciones que estamos facilitando acerca del IRPF, hoy haremos referencia a los Rendimientos del trabajo, el más común de los rendimientos que nos hace ser sujetos pasivos de dicho impuesto.

En la Ley del IRPF se nos indica que los rendimientos íntegros del trabajo se corresponden con todas las contraprestaciones o utilidades, dinerarias o en especie, que deriven, directa o indirectamente, del trabajo personal o de la relación laboral o estatutaria y no tengan el carácter de rendimientos de actividades económicas.

De esta definición que nos da la ley sacamos una serie de datos en limpio; en primer lugar hemos de hacer referencia a que no solo los sueldos y salarios obtenidos regularmente se considerarán como rendimientos del trabajo, si hablamos de premios, retribuciones extraordinarias etc. que percibiésemos en efectivo o en especie hemos de asumir que también se corresponden con rendimientos del trabajo. En segundo lugar, al hablar de “relación laboral o estatutaria” se nos indica que serán rendimientos del trabajo tanto los rendimientos que se obtienen por el trabajo personal como los que se obtienen en otras situaciones como prestaciones de desempleo o pensiones.

A continuación indicamos, ya de un modo más particularizado, qué rendimientos han de incluirse como rendimientos del trabajo:

  • Sueldos y salarios: Incluirán tanto las retribuciones salariales como las extra salariales, ya que esa distinción carece de efectos a efecto impositivo
  • Prestaciones por desempleo: Podrían estar exentas en el caso de que se perciban como pago único y se cumplan las condiciones del Real Decreto 1044/1985, de 19 de junio.
  • Remuneraciones en concepto de gastos de representación: Se recalca que, pese a no ser estrictamente por el trabajo personal, se incluirán en el concepto de rendimientos íntegros del trabajo
  • Dietas y asignaciones para gastos de viaje: Serán sujetas con las siguientes exenciones:

LOCOMOCIÓN

  1. Usando transporte público: siempre que sea gasto justificado.
  2. Si justifica desplazamiento: 0,19 €/km + peaje y aparcamiento justificado

MANUTENCIÓN Y ESTANCIA

Pernoctando en municipio distinto al de trabajo o residencia:

  1. Gastos de estancia: Si el gasto está justificado. En el caso de conductores de vehículos de transporte de mercancías por carretera no habrá necesidad de justificación de gastos no superiores a 15€/día para desplazamientos en España y 25€/día para el extranjero
  2. Gastos de manutención: 53,24 €/día en España o 91,35 €/día en el extranjero.

Sin pernoctar en municipio distinto:

  1. Gastos de manutención: 26,67 €/día en España o 48,08 €/día en el extranjero.

OTRAS SITUACIONES

Personal de vuelo de compañías aérea:

  1. Gastos de manutención sin pernoctar en municipio distinto: 36,06 €/día en España o 66,11 €/día en el extranjero.

REGLAS ESPECIALES

Gastos de locomoción: Siempre habrá que justificar la cuantía.

  1. Si utiliza transporte público: El gasto tendrá que justificarse.
  2. En otros supuestos: 0,19 €/km, más los gastos de peaje y aparcamiento que se justifique.

Gastos de manutención: 36,67 €/día en España o 48,08 €/día en el extranjero.

  • Las contribuciones o aportaciones a planes de pensiones satisfechas por los promotores del plan: La normativa permite que el promotor pueda incluirlas como gasto deducible en su impuesto sobre la renta si son imputadas al empleado-partícipe, para el cual pasan a ser rendimientos íntegros del trabajo en especie; pero hay que tener en cuenta que el empleado-partícipe tendrá derecho a reducir su base imponible del impuesto en el importe de las cantidades aportadas por su parte o por el empleador, por lo que las aportaciones efectuadas por el empleador podrían quedar no sometidas a gravamen efectivo.
  • Contribuciones o aportaciones satisfechas por los empresarios para hacer frente a compromisos por pensiones cuando sean imputadas a las personas a quienes se vinculen las prestaciones: Esta imputación fiscal tendrá carácter voluntario en los casos de contratos de seguro colectivo diferentes de los planes de previsión social empresarial, debiendo mantenerse la decisión que se adopte respecto del resto de primas que se satisfagan hasta la extinción de contrato de seguro. No obstante, la imputación fiscal tendrá carácter obligatorio en los contratos de seguro de riesgo. Cuando los contratos de seguro cubran conjuntamente las contingencias de jubilación y de fallecimiento o incapacidad, será obligatoria la imputación fiscal de la parte de las primas satisfechas que corresponda al capital en riesgo por fallecimiento o incapacidad, siempre que el importe de dicha parte exceda de 50 euros anuales. A estos efectos se considera capital en riesgo la diferencia entre el capital asegurado para el fallecimiento o incapacidad y la provisión matemática.
  • Pensiones y haberes pasivos percibidos de los regímenes públicos de la Seguridad Social y clases pasivas y demás prestaciones públicas por situaciones de incapacidad, jubilación, accidente, enfermedad, viudedad, o similares. Todo ello sin perjuicio de lo que indique el artículo 7 de la Ley de IRPF.
  • Prestaciones percibidas por los beneficiarios de Mutualidades Generales Obligatorias de Funcionarios, colegios de huérfanos y otras entidades similares.
  • Prestaciones percibidas por los beneficiarios de planes de pensiones: Se considerarán rendimientos íntegros del trabajo, cualquiera que sea la contingencia que cubran.
  • Prestaciones percibidas por parte de los beneficiarios de seguros concertados con mutualidades de previsión social: Serán rendimientos íntegros del trabajo siempre que las aportaciones a los mismos hayan podido ser, al menos en parte, gasto deducible para la determinación del rendimiento neto de actividades económicas u objeto de reducción en la base imponible del impuesto.
  • Prestaciones percibidas por los beneficiarios de los planes de previsión social empresarial.
  • Prestaciones percibidas por los beneficiarios de los planes de previsión asegurados.
  • Prestaciones percibidas por los beneficiarios de los seguros de dependencia.
  • Cantidades abonadas a los representantes políticos por razón de su cargo: Se considerarán rendimientos íntegros del trabajo las cantidades abonadas a diputados españoles en el Parlamento Europeo, a los diputados y senadores de las Cortes Generales, miembros de asambleas legislativas autonómicas, concejales de ayuntamiento y miembros de las diputaciones provinciales, cabildos insulares u otras entidades locales.
  • Rendimientos que se obtengan de impartir cursos, conferencias, coloquios, seminarios y similares: Se considerarán rendimientos del trabajo siempre que no supongan por cuenta propia la ordenación de medios de producción y/o recursos humanos con la finalidad de intervenir en la producción o distribución de estos servicios; ya que en caso de que esto se produjera pasarían a considerarse rendimientos de actividades económicas
  • Rendimientos derivados de la elaboración de obras literarias, artísticas o científicas. En el caso de que haya ordenación por cuenta propia la ordenación de medios de producción y/o recursos humanos con la finalidad de intervenir en la producción o distribución de estos servicios pasarían a considerarse rendimientos de actividades económicas; mientras que si los percibe un tercero diferente del autor (como sus hijos o descendientes) se considerarán rendimientos del capital mobiliario.
  • Retribuciones de los administradores y miembros de consejos de administración, de las Juntas que hagan sus veces y demás miembros de otros órganos representativos: Las retribuciones estarán sujetas a un tipo de retención del 35%, si bien para el ejercicio 2015 fue del 37%. En el caso de que los socios presten servicios profesionales a las sociedades y estén inscritos en el régimen de autónomos de la Seguridad Social, o en una mutualidad de previsión social alternativa a dicho régimen, lo que perciban por dichos servicios se considerarán rendimientos de actividades económicas. En caso de no estar inscritos hablaremos de rendimientos del trabajo
  • Pensiones compensatorias recibidas del cónyuge y las anualidades por alimentos.
  • Derechos especiales de contenido económico que se reserven los fundadores o promotores de una sociedad como remuneración de servicios personales.
  • Becas no exentas: Serán todas aquellas que no estén incluidas en el artículo 7 j de la Ley del IRPF
  • Retribuciones que perciban los colaboradores en actividades humanitarias o de asistencia social promovidas por entidades sin ánimo de lucro.
  • Retribuciones derivadas de relaciones laborales de carácter especial: De todos modos en el caso de encontrarnos ante la intervención en operaciones mercantiles por cuenta de uno o más empresarios, sin asumir el riesgo y ventura de aquellas, y suponiendo la ordenación por cuenta propia del empleado de medios de producción y de recursos humanos, o de uno de ambos, con la finalidad de intervenir en la producción o distribución de bienes o servicios, nos encontraremos ante rendimientos de actividades económicas y no de rendimientos del trabajo
  • Aportaciones a patrimonios protegidos de personas con discapacidad. Siempre que se encuadren dentro de los requisitos de la disposición adicional decimoctava de la Ley del IRPF.

 

calculation-390319_960_720

¿Qué son las ganancias y las pérdidas patrimoniales?

Uno de los elementos a tener en cuenta a la hora de calcular la Base Imponible del Impuesto Sobre la Renta de las Personas Físicas son las Ganancias y Pérdidas patrimoniales; ese apartado lo vemos en la declaración pero es posible que se nos plantee la duda sobre ¿qué son las ganancias y las pérdidas patrimoniales?

El concepto de Ganancias y Pérdidas patrimoniales aparece en la LIRPF en su sección 4ª, en dicha ley lo que se hace es calificar como ganancias y pérdidas tradicionales a las variaciones del patrimonio del contribuyente que se pongan de manifiesto ante cualquier alteración de dicho patrimonio, por supuesto todo ello siempre que la propia ley del IRPF no considere que dichas variaciones sean consideradas rendimientos.

Las condiciones que se han de dar para que se produzca una ganancia o una pérdida patrimonial son las siguientes:

  • Que se produzca variación en el valor del patrimonio del contribuyente.
  • Que se produzca una alteración en la composición del patrimonio del contribuyente.
  • Que la renta obtenida no esté sujeta al impuesto por otro concepto.

La delimitación del concepto de ganancia o pérdidas patrimoniales no solo se define en función de aquellas situaciones donde existan rentas que puedan ser consideradas como ganancias o pérdidas patrimoniales, sino que también se determinan en función de las situaciones que la LIRPF consideren que no existe ganancia o pérdida patrimonial, las cuales se indican en el artículo 33 de la ley de IRPF.

En primer lugar hay que aclarar que hay una serie de situaciones que, pese a que podría llegar a entenderse que existe una alteración, no producen alteración alguna en el patrimonio del contribuyente. Esas situaciones son las siguientes:

  • En los supuestos de división de la cosa común.
  • En la disolución de la sociedad de gananciales o en la extinción del régimen económico matrimonial de participación.
  • En la disolución de comunidades de bienes o en los casos de separación de comuneros.

A continuación se hace referencia a situaciones donde no se produce ganancia o pérdida patrimonial:

  • En reducciones de capital.
  • Con ocasión de transmisiones lucrativas por causa de muerte del contribuyente.
  • Con ocasión de las transmisiones lucrativas de empresas o participaciones a las que se les pueda aplicar la bonificación del 95% del valor de adquisición en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones. Las condiciones para poder ser beneficiario de esta bonificación son:
    • Que el Donante tuviese 65 o más años o se encontrase en situación de incapacidad permanente, en grado de absoluta o gran invalidez.
    • En el caso de que el donante haya estado ejerciendo funciones de dirección, en el momento de la transmisión ha de dejar de ejercer esas funciones y de cobrar por ellas.
    • El donatario ha de mantener lo adquirido, y tener el derecho a la exención en el Impuesto sobre el Patrimonio, durante los 10 años siguientes a que se escriture públicamente la donación. Lógicamente, en caso de fallecimiento del donatario esta condición no será aplicable.
  • En la extinción del régimen económico de separación de bienes, cuando por imposición legal o resolución judicial se produzcan compensaciones por causa diferente de la pensión compensatoria entre cónyuges,
  • En caso de aportación a los patrimonios protegidos de personas con discapacidad.

De igual modo podemos encontrarnos con situaciones donde exista una ganancia patrimonial pero, en cambio, dichas ganancias patrimoniales estarán exentas ya que se ponen de manifiesto por causa de:

  • Donaciones que se efectúan a las entidades citadas en el artículo 68.3 de la LIRPF.
  • Ante la transmisión de vivienda habitual por parte de mayores de 65 años o por personas en situación de dependencia severa o de gran dependencia de conformidad con la Ley de promoción de la autonomía personal y atención a las personas en situación de dependencia.
  • En el caso de que nos encontremos ante un pago de una deuda tributaria mediante la entrega de bienes integrantes del Patrimonio Histórico Español que estén inscritos en el Inventario General de Bienes Muebles o en el Registro General de Bienes de Interés Cultural, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 73 de la Ley 16/1985, de 25 de junio, del Patrimonio Histórico Español
  • Cuando se produzca la dación en pago de la vivienda habitual del deudor o del garante del deudor, para la cancelación de hipotecas.

Una vez visto todo lo anterior, haremos referencia a que hay una serie de pérdidas patrimoniales que no se computarán como tales:

  • Las pérdidas patrimoniales no justificadas.
  • Las pérdidas patrimoniales debidas al consumo.
  • Las pérdidas patrimoniales debidas a transmisiones lucrativas por actos inter vivos o a liberalidades.
  • Las pérdidas patrimoniales debidas a pérdidas en el juego obtenidas en el periodo impositivo que excedan de las ganancias obtenidas en el juego en el mismo periodo.
  • Las pérdidas patrimoniales derivadas de transmisión de elementos patrimoniales, cuando el transmitente vuelva a adquirirlos dentro del año siguiente a la fecha de dicha transmisión.
  • Las pérdidas patrimoniales derivadas de las transmisiones de valores o participaciones admitidos a negociación en alguno de los mercados secundarios oficiales de valores definidos en la Directiva 2004/39/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 21 de abril de 2004 relativa a los mercados de instrumentos financieros, cuando el contribuyente hubiera adquirido valores homogéneos dentro de los dos meses anteriores o posteriores a dichas transmisiones.
  • Las derivadas de las transmisiones de valores o participaciones no admitidos a negociación en alguno de los mercados secundarios oficiales de valores definidos en la Directiva 2004/39/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 21 de abril de 2004 relativa a los mercados de instrumentos financieros, cuando el contribuyente hubiera adquirido valores homogéneos en el año anterior o posterior a dichas transmisiones.
cliffs-1174010_960_720

Deducciones en la Cuota Íntegra para Galicia

home-1353389_960_720

La Imputación de Rentas Inmobiliarias en el IRPF

Estando en plena campaña de renta, vemos necesario hacer referencia a un punto que todos los años surge en la elaboración y posterior presentación de “la declaración”, ese punto es la imputación de rentas inmobiliarias en el IRPF.

Nos vamos a referir en este caso a los bienes que generan imputación de rentas; que serán los bienes inmuebles urbanos, que hayan sido calificado como tales por parte del articulo 7 del Texto refundido de la Ley  del Catastro Inmobiliario, e igualmente los inmuebles rústicos con construcciones que no resulten indispensables para el desarrollo de explotaciones agrícolas, ganaderas o forestales; no afectos en ambos casos a actividades económicas, ni generadores de rendimientos del capital, excluida la vivienda habitual y el suelo no edificado.

Dentro de los bienes inmuebles que no generarán imputación de rentas habrá que hacer una serie de explicaciones:

  • Entendemos como bienes afectos a actividades económicas aquellos que indica el artículo 29 de la LIRPF:
    • Inmuebles donde se desarrolla la actividad del contribuyente
    • Bienes destinados a los servicios económicos y socioculturales del personal al servicio de la actividad
    • Cualquier elemento patrimonial necesario para la obtención de los rendimientos.
  • En el caso de solicitar que no sean bienes generadores de rendimientos de capital, lo que se busca es que no se trate de actividades que generen dichos rendimientos como el arrendamiento de bienes inmuebles, negocios, minas o de cesión de derechos o facultades de uso sobre bienes inmuebles.
  • En el caso de suelo no edificado, se incluirán los inmuebles que se estén construyendo o que no se puedan usar.

Una vez explicado esto, hemos de indicar como se determina la renta imputada al bien inmueble. Según la LIRPF se considerará renta imputada la cantidad que resulte de aplicar el 2% al valor catastral, determinándose proporcionalmente al número de días que correspondan en cada periodo impositivo.

Lo antes indicado se corresponde con la norma general, pero podría darse el caso de que nos encontremos ante un municipio donde el valor catastral ha sido revisado y dicha revisión ha entrado en vigor a lo largo del periodo impositivo, o en el plazo de los diez periodos impositivos precedentes, en ese caso el porcentaje dejará del ser del 2% y pasará a ser del 1,1% sobre el valor catastral revisado. La revisión de los valores catastrales lo que busca es aproximar el valor catastral al valor de mercado; pudiendo ser por decisión del ayuntamiento, al apreciar este la diferencia existente entre valores catastrales y de mercado, podría efectuarse también de oficio o bien a través de las leyes de Presupuestos Generales del Estado por la aplicación de coeficientes, o bien a grupos de municipios o bien dentro de los municipios en función del año en el que entrase en vigor la correspondiente ponencia de valores del municipio.

De todos modos, hemos de incluir otra posibilidad; podríamos encontrarnos ante inmuebles que carezcan de valor catastral, o que este no hubiese sido comunicado al titular. En este caso el porcentaje a aplicar será nuevamente del 1,1%,  siendo aplicado sobre el 50% del mayor de los siguientes valores:

  • Valor comprobado por la administración a efecto de otros tributos
  • Precio, contraprestación o valor de adquisición.

Podría darse la situación en la que el inmueble se encuentre en construcción o bien, por razones urbanísticas, el inmueble no sea susceptible de uso no se estimará renta alguna.

En este ámbito hay que analizar, igualmente, el tratamiento que se le daría al aprovechamiento por turnos de bienes. En este caso se efectuará la imputación al titular del derecho real, prorrateando el valor catastral en función de la duración anual del periodo de aprovechamiento. En el caso de que los bienes careciesen de valor catastral, o el titular no hubiese sido informado de él, se toma como base de imputación el precio de adquisición del derecho de aprovechamiento. De todos modos, hay que tener en cuenta que no existirá imputación de renta si nos encontramos ante una duración del aprovechamiento inferior a dos semanas al año.

Por lo tanto, en el caso de que nos encontremos ante una imputación de renta inmobiliaria, dicha renta se determinará de la manera antes indicada según las características del inmueble; y el importe que se determine será incluido en  la Base Imponible General del IRPF.

 

Documentación:

Texto refundido de la Ley del Catastro Inmobiliario

Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas

hand-517114_960_720

Las deducciones por donativos en el IRPF

Es un tema recurrente escuchar que los donativos dan ventajas a la hora de efectuar la declaración de la renta, pero lo que es conocido a pie de calle no siempre es algo que se tenga totalmente claro, es por ello que nos pararemos a analizar como son las deducciones por donativos en el IRPF.

 

Las deducciones por donativos tienen dos clases de incentivos, por un lado los previstos en la normativa del IRPF y por otro lado los previstos en la Ley 49/2002, de régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos y de los incentivos fiscales al mecenazgo. De todos modos, habrá que tener en cuenta  que la aplicación de las deducciones se producirá siempre que se cumpla que:

 

  • Se justifique la efectividad de la donación realizada.
  • La base no supere el 10% de la base liquidable del contribuyente; pasando el límite a ser del 15% en caso de actividades prioritarias de mecenazgo.

 

 

Donativos incluidos en la ley de régimen fiscal de entidades sin fines lucrativos y de incentivos fiscales al mecenazgo:

 

Siempre que las entidades beneficiarias sean las incluidas en el artículo 16 de la Ley 49/2002,  darán derecho a deducción los siguientes donativos, donaciones y aportaciones irrevocables, puros y simples:

 

  • Donativos y donaciones dinerarios, de bienes o de derechos.
  • Cuotas de afiliación a asociaciones que no se correspondan con el derecho a percibir una prestación presente o futura.
  • La constitución de un derecho real de usufructo sobre bienes, derechos o valores, realizada sin contraprestación.
  • Donativos o donaciones de bienes que formen parte del Patrimonio Histórico Español.
  • Donativos o donaciones de bienes culturales de calidad garantizada a favor de entidades que persigan entre sus fines la realización de actividades museísticas y el fomento y difusión del patrimonio histórico artístico.

 

Donaciones a fundaciones legalmente reconocidas:

 

En el caso de cantidades que se donen a fundaciones legalmente reconocidas, los artículos 68.3 b y 69.1 de la Ley del IRPF indican que será deducible el 10% en el caso que las fundaciones rindan cuantas al órgano de protectorado correspondiente, sucediendo lo mismo en caso de donaciones a asociaciones de interés público.

 

 

Donaciones a Partidos Políticos, Federaciones, Coaliciones o Agrupaciones de electores:

 

Será deducible el 20% de las cuotas de afiliación y aportaciones a las entidades antes indicadas; hay que tener en cuenta que la base máxima de la deducción será de 600 euros anuales y estará constituida por las cuotas y aportaciones que hagan los afiliados.

 

Base de la deducción

 

La ley 49/2002 determina la base de la deducción:

 

  • Para los donativos dinerarios será su importe.
  • En donativos o donaciones de bienes o derechos, el valor contable que tuviesen en el momento de la transmisión y, en su defecto, el valor determinado conforme a las normas del impuesto sobre el patrimonio.
  • En la constitución de un derecho real de usufructo sobre bienes inmuebles, el importe anual que resulte de aplicar, en cada uno de los periodos impositivos, el 2% al valor catastral, teniendo en cuenta el número de días que corresponda dentro de cada periodo impositivo.
  • En el caso de derecho de usufructo sobre valores, el importe anual de los dividendos o intereses percibidos por el usfructuario en cada uno de los periodos impositivos de duración del usufructo.
  • En el caso de un derecho real de usufructo sobre bienes y derechos, será el importe anual resultante de aplicar el interés legal del dinero de cada ejercicio al valor del usufructo determinado en su momento de constitución según las normas del IPT y AJD.
  • En los donativos o donaciones de obras de arte de calidad garantizada y de los bienes que formen parte del Patrimonio Histórico Español se considerará la valoración efectuada por la Junta de Calificación, Valoración y Exportación. Si hablamos de bienes culturales que no formen parte del Patrimonio Histórico Español la junta, además, valorará la suficiencia de la calidad de la obra.

 

Todo lo anteriormente indicado tiene un límite, que se corresponde con el valor normal de mercado del bien o derecho transmitido en el momento de su transmisión.

 

Importe de la deducción

 

La propia Ley 49/2002 indica en su artículo 19 la cuantía de la deducción. Como decimos, la deducción a aplicar en la Cuota Integra se corresponderá con el resultado de aplicar a la base, determinada como se ha indicado anteriormente, la siguiente escala según el año al que nos refiramos:

 

 

Porcentaje de deducción

Base de deducción

Año 2015

Año 2016

150 euros

50

75
Resto base de deducción 27,5

30

 

Si en los dos periodos impositivos inmediatos anteriores se hubiesen realizado donativos, donaciones o aportaciones con derecho a deducción a favor de una misma entidad por importe igual o superior, en cada uno de ellos, al del ejercicio anterior, el porcentaje de deducción aplicable a la base de deducción en favor de esa misma entidad que exceda 150 euros será en 2015 del 32,5 % y en 2016 del 35%.

 

Como ya se ha indicado al principio, hay que tener en cuenta que la base de estas deducciones en ningún momento podrá superar el 10% de la base liquidable del contribuyente.

 

Justificación de los donativos, donaciones y aportaciones deducibles.

 

Para que los donativos, donaciones o aportaciones sean deducibles han de ser certificados por la entidad beneficiaria, siendo esta igualmente quien tenga que informar a la Administración Tributaria. En la certificación ha de incluirse:

 

  • NIF y datos personales de donante y donatario.
  • Mención de que la entidad donataria está incluida dentro de las reguladas en el artículo 16 de la Ley 49/2002
  • Fecha e importe del donativo
  • Documento en el que se acredite la entrega del bien donado cuando este no sea en dinero.
  • Destino que el donatario dará al objeto donado, cumpliendo con su finalidad específica.
  • Mención expresa del carácter irrevocable de la donación, sin perjuicio de lo establecido en las normas imperativas civiles que regulan la revocación de donaciones.

 

Ley IRPF

 

Ley de régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos y de los incentivos fiscales al mecenazgo.

money-256312_960_720

¿Quiénes no están obligados a presentar la declaración del IRPF?

En anteriores entradas hacíamos referencia al inminente inicio de la campaña de la renta el día 6 de abril. Ante el principio de esta campaña se suelen presentar dudas, y quizá la primera de ella es la siguiente pregunta; ¿quiénes no están obligados a presentar la declaración del IRPF?

 

En este caso habrá que hacer referencia a los distintos rendimientos que obtengan los sujetos pasivos, empezaremos en primer lugar por el rendimiento más habitual y el que suele ser el que marque el mayor peso de la base; los rendimientos del trabajo. Por norma general quienes hayan obtenido en 2015 unos rendimientos del trabajo inferiores a 22.000 euros, siempre que tan solo tenga un pagador, no tendrán que presentar la declaración del IRPF. En el caso de que nos encontremos ante una situación donde haya dos o más pagadores, y el segundo y restantes pagadores hayan pagado menos de 1.500 euros anuales, el límite se mantendrá en 22.000 euros para tener que presentar la declaración; en cambio si nos encontrásemos ante una situación en la que el importe del segundo y restantes pagadores es superior a 1.500 euros anuales, el límite para no efectuar la declaración pasará a ser de 12.000 euros anuales.

 

En el caso de que hablemos de rendimientos del capital mobiliario y de ganancias patrimoniales, estando sujetas a retención o ingreso a cuenta, el límite para no estar obligado a declarar será de 1.600 euros anuales.

 

Cuando nos refiramos a Rentas Inmobiliarias Imputadas, Subvenciones para la adquisición de viviendas de protección oficial o de precio tasado o Rendimientos de Letras del tesoro nos encontraremos con que el límite para no estar obligado a declarar es de 1.000 euros anuales.

 

Además de todo lo indicado anteriormente,  no tendrán que presentar la declaración de la renta quienes tengan Rendimientos del Trabajo, del Capital Mobiliario, del Capital Inmobiliario, de Actividades Económicas o Ganancias Patrimoniales  que conjuntamente no superen los 1.000,00 euros anuales; ni tampoco quienes hayan tenido menos de 500 euros anuales de Pérdidas Patrimoniales, cualquiera que sea su naturaleza.

aeat

La residencia fiscal

De cara a la declaración de la  renta, uno de los factores clave que determinan que una persona deba tributar por IRPF es la residencia fiscal.

Si una persona es residente fiscal en España pasa a deber tributar por el IRPF por los rendimientos que obtenga, y una persona es residente fiscal en España cuando cumpla las condiciones que implican tener la residencia habitual en territorio español.  Se entiende que una persona tiene su residencia habitual en territorio español si se da alguna de las siguientes circunstancias:

  • Que permanezca más de 183 días, durante el año natural, en territorio español. A la hora de determinar el número de días y encontrarnos ante situaciones donde el contribuyente tenga ausencias esporádicas estas serán computadas; salvo que el contribuyente acredite que, efectivamente, su residencia fiscal se encuentra en otro país. Si hablásemos de que el otro país es considerado como paraíso fiscal, la Administración tributaria podría exigir que se pruebe efectivamente la permanencia en este durante 183 días en el año natural. De todos modos, si una persona de nacionalidad española trasladase su residencia habitual a un país considerado paraíso fiscal, no perderán la condición de contribuyente por IRPF en España en el periodo en el que se produzca el cambio de residencia y en los cuatro ejercicios siguientes.
  • Que radique en España el núcleo principal o la base de sus actividades o intereses económicos, ya sea de forma directa o indirecta.

 

Podríamos igualmente encontrarnos en una situación en la que una persona con residencia habitual en el extranjero sea contribuyente de IRPF; en este caso hablamos de personas de nacionalidad española, su cónyuge no separado legalmente y sus hijos menores de edad que cumplan alguna de las siguientes condiciones:

  • Miembros de misiones diplomáticas españolas.
  • Miembros de las oficinas consulares españolas.
  • Titulares de cargo o empleo oficial del Estado español como miembros de las delegaciones y representaciones permanentes acreditadas ante organismos internacionales o que formen parte de delegaciones o misiones de observadores en el extranjero.
  • Funcionarios en activo que ejerzan en el extranjero cargo o empleo oficial que no tenga carácter diplomático o consular.

Dentro de este apartado habrá que hacer una serie de aclaraciones:

  • Cuando hablemos de ciudadanos extranjeros residentes en España por consecuencia de alguno de los puntos de este apartado, por reciprocidad, no serán considerados contribuyentes en España por el IRPF.
  • Cuando las personas a las que se refiere este apartado no sean funcionarios públicos en activo o titulares de cargo o empleo oficial que tuviesen la residencia habitual en el extranjero antes de adquirir las condiciones indicadas en este apartado no será de aplicación que pasen a ser contribuyentes por IRPF.
  • Los cónyuges no separados legalmente o hijos menores de edad, cuando tuviesen la residencia habitual en el extranjero antes de adquirir el cónyuge, el padre o la madre, las condiciones incluidas en este apartado no pasarán a ser contribuyentes por IRPF.

 

A nivel nacional hay que hacer referencia a cuando pasamos a considerar que se tiene residencia fiscal en una comunidad autónoma o en otra. En este caso el criterio es el siguiente, y por este orden:

  • Se tendrá residencia fiscal en la comunidad autónoma en la que se permanezca mayor número de días al año; considerando que, salvo prueba de que no sea así, la residencia fiscal es aquella donde se tiene la vivienda habitual.
  • Si no es de aplicación el criterio anterior, consideraremos que la residencia fiscal de una persona será el lugar donde se encuentre su principal centro de intereses.
  • Si el segundo de los criterios tampoco es aplicable para la determinación de la residencia fiscal, consideraremos que la residencia es aquella que haya sido comunicada por última vez a efectos de IRPF.

En último lugar hay que recordar que, si una persona tiene residencia fiscal en España por derivación de cónyuge e hijos menores a cargo, esta persona tendrá residencia fiscal en la comunidad autónoma de residencia fiscal de ellos.

entrepreneur-593378_960_720

Sistema Renta WEB

En la campaña de renta de 2015, que se inicia el día 6 de abril de 2016, se empezará a implementar el nuevo sistema Renta WEB para efectuar la elaboración y presentación del Impuesto sobre la Renta. Este servicio se corresponde con un cambio en la tramitación por sede electrónica, que se ofrece a la mayoría de los contribuyentes para tramitar un borrador o una declaración. Para acceder a este sistema simplemente se tendrá que acceder a la página de la Agencia Tributaria en el apartado  de campaña de renta 2015, allí veremos que en lugar de aparecer, como otros años, acceso al borrador aparecerá el icono de Renta WEB.

 

Hemos indicado anteriormente que lo podrán utilizar la mayoría de los contribuyentes, es así ya que quien obtenga rentas de las actividades económicas deberán presentar la declaración por medio del PADRE. Por el sistema Renta WEB el resto de los contribuyentes podrán acceder directamente al servidor de la AEAT y añadir cualquier dato o renta, de manera que se puede tramitar de un modo ágil y sencillo el borrador y la declaración para rentas que, como se acaba de indicar, no sean de actividades económicas.

 

La gran comodidad que va a aportar el sistema Renta WEB es el acceso, podrá accederse desde cualquier dispositivo; ya sea ordenador, tableta o móvil, y ello implica que no será necesario efectuar descarga alguna (cosa que sucede en el caso del programa PADRE, que exige que se proceda a su descarga en el ordenador desde el que se presente la declaración).

 

El sistema Renta WEB no empieza utilizarse desde cero en la campaña de renta de este año, durante la campaña de renta del año 2014 fue el sistema que se empleó en las oficinas de la AEAT para efectuar las declaraciones que iban por cita previa, ello sirvió como “prueba” del funcionamiento de Renta WEB.

 

Finalmente hay que aclarar que este nuevo sistema simplemente se corresponde con un cambio en la forma de acceso a datos fiscales, borrador y elaboración de la declaración; pero que no va a implicar cambio alguno en los requisitos, condiciones y plazos establecidos para la solicitud, acceso, modificación y confirmación del borrador de renta y, en su caso, de la declaración de la renta.

 

A continuación incluimos, a modo de recordatorio, el calendario de la campaña de la Renta 2015

 

Abril

 L M X J V S D
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30
6 de abril: Inicio de la campaña telemática

 

 

Mayo

L M X J V S D
1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31
4 de mayo: Inicio de la cita previa
10 de mayo: Inicio de la campaña presencial

 

 

Junio

L M X J V S D
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30
25 de junio: Fecha límite de declaración
29 de junio: Fecha límite para solicitar la cita previa
30 de junio: Fin de campaña

 

 

family-469580_960_720

Tratamiento en IRPF de la disolución del vínculo matrimonial

Antes de plantear el tratamiento en el IRPF de las distintas situaciones que pueden darse ante la disolución del vínculo matrimonial, presentamos un pequeño resumen de los regímenes económicos matrimoniales existentes en España:

 

Régimen de Gananciales: En este caso la sociedad de gananciales percibirá las ganancias o beneficios obtenidos por los cónyuges sin tener en cuenta quien los obtenga, dividiéndose por partes iguales al disolverse. Es el más común.

 

Régimen de Separación de bienes: En este caso cada uno de los cónyuges conservará la propiedad, administración y gestión de sus bienes y no se creará una masa común. De todos modos, será el convenio regulador el que nos indique como serán asumidas, por cada uno de los cónyuges, las diferentes cargas existentes a la hora de llevar a cabo la vida en común.

 

Régimen de Participación: Se corresponde con un sistema mixto entre la comunidad de bienes y el régimen de separación. Cuando nos encontremos ante un matrimonio existente este producirá una comunidad de bienes; mientras que cuando se produce la liquidación del matrimonio, se darán las cuotas participativas de cada uno de los cónyuges.

 

A la hora de saber cual es el régimen que se está aplicando a un matrimonio, hay que tener en cuenta que, en caso de la no existencia de capitulaciones matrimoniales, se determina en función de la vecindad civil de los cónyuges; en el caso de Galicia, en caso de no existir las capitulaciones, se entenderá que el régimen será el de gananciales.

 

En los casos de disolución de un régimen matrimonial hay que tener en cuenta que existirán una serie de contrapartidas, que tendrán a uno de los antiguos cónyuges como perceptor y al otro cónyuge como pagador, y que tendrán repercusión en el IRPF. Existen otras situaciones que afectarán a otros tributos pero, en este caso, nos centraremos en los casos que inciden directamente en el IRPF de cada uno de los antiguos cónyuges, por lo que a continuación haremos un resumen con el desglose de situaciones que podrían darse:

 

Pensión compensatoria y anualidad por alimentos al cónyuge: Tributariamente se considera lo mismo. Para el beneficiario de la pensión se hablará de rendimientos del trabajo, se considerará un rendimiento irregular en el caso de que se cobre en forma de capital, no siendo así en el caso de que no nos encontremos ante un cobro en forma de capital. En el caso del pagador puede ser objeto de reducción de la Base Imponible desde el momento de la sentencia (salvo que la propia sentencia indique otra cosa) y el pago ha de ser líquido. En el caso de que hubiese entrega de un bien existirá variación patrimonial, que tributará en la Base Imponible del ahorro.

 

Anualidades por alimentos a los hijos: Para el beneficiario, estarán exentas en caso de que se trate de una decisión judicial, en el caso de que se produzca el pago de dichas anualidades pero sin existir decisión judicial nos encontraremos ante rendimientos del trabajo. Este tipo de anualidad se encuentra restringida a que se trate de alimento, comida y gastos escolares. En cuanto al pagador, que no tendrá derecho a la aplicación del mínimo por descendientes, irá a tablas por partes a la hora de tributar, por un lado el importe de la anualidad y por otro lado el resto, cada parte irá al tramo correspondiente.

 

Compensación por razón de trabajo en el hogar: Se corresponde con una corrección del desequilibrio económico que ha sufrido aquel cónyuge que ha trabajado en el hogar, y SOLO será de aplicación en el caso de que nos encontremos ante un régimen de separación de bienes. Estamos ante un tipo de compensación que está exenta para el perceptor. En el caso del pagador no reducirá la base imponible, y en el caso de transmisión de un bien hablamos de una ganancia patrimonial que no tributa y que mantendrá el valor y la fecha de adquisición.

 

Disolución de la cosa común: Tendremos que distinguir dos situaciones, la que se dará ante un régimen de gananciales o de participación y la situación que se dará ante la separación de bienes:

 

  • No se va a producir cambio en el patrimonio ante la disolución de la cosa común, en caso de que nos encontremos ante un régimen de gananciales o en el régimen de participación. De todos modos hemos de tener en cuenta algún tipo de especificidades; como se acaba de indicar en caso de régimen de gananciales y en el caso de participación no existirá variación patrimonial en el caso de que la disolución y adjudicación coincida exactamente con el valor de la cuota de titularidad ostentada, mientras que si nos encontramos con que no se corresponda con el valor atribuible sí se considerará que existe variación patrimonial.

 

  • Sí que habrá que tener en cuenta el diferente tratamiento que tendrá el caso de la separación de bienes, si se produce un exceso de adjudicación existirá variación patrimonial; y solamente consideraremos que no existe variación patrimonial en el caso de que los bienes que se entreguen a cada uno coincidan exactamente con el valor y la cuota de titularidad, con la dificultad que ello tiene, lo que hace que las probabilidades de que en un caso de separación de bienes exista variación patrimonial son elevadas.
at-home-768888_960_720

Las obligaciones fiscales de las comunidades de propietarios

En antiguas entradas hemos informado sobre la exención que tienen las comunidades de propietarios del pago de tasas judiciales; pero con el principio del año conviene recordar las obligaciones fiscales de las comunidades de propietarios, las popularmente conocidas como “comunidades de vecinos”.

Teniendo en cuenta la peculiar forma que tienen las comunidades de propietarios, parece más o menos generalizado el pensar que no existen obligaciones fiscales por parte de ellas, pero no es así. Se ven afectadas por IRPF, IVA e incluso tienen obligación de informar de operaciones con terceros efectuadas dentro del año fiscal.

Plantearemos un ejemplo, una situación en la cual se produce por parte de la comunidad de propietarios el alquiler de un local propiedad de la misma, en ese momento está produciéndose una actividad económica que hace que aparezca la obligación de declarar el IVA trimestral y presentar la declaración informativa anual. Esta situación sucede cuando hay un escenario como el planteado en el ejemplo con un bien o con un espacio comunitario (locales, vallas publicitarias en fachadas o en otras zonas comunes, etc.). El hecho de este tipo de ingreso, generado por un alquiler, hace que exista una renta que se imputará a cada uno de los propietarios en función de la participación y de la que se tendrá que informar a la AEAT por medio del modelo 184 como ingreso en el IRPF.

Del mismo modo puede producirse otra situación en la que la comunidad de propietarios tengan empleados (por poner dos ejemplos un conserje o una empleada de la limpieza); en ese caso nos encontramos con que la comunidad de propietarios, como contratante de los empleados, pasará a estar obligada a practicar la retención correspondiente al salario de sus trabajadores y hacer el ingreso a cuenta del IRPF de sus trabajadores en Hacienda. Igualmente se puede producir la contratación de un profesional independiente, al cual la comunidad de propietarios le tendrá que practicar la correspondiente retención. Cualquier hecho como los antes indicados obligarían a la comunidad a presentar los modelos trimestrales del IRPF y a presentar la declaración informativa anual.

Además de todo lo antes indicado, hay que recordar la obligación de informar de las operaciones con terceras personas que hayan tenido un importe superior a 3.005,06 euros a través del modelo 347. Este hecho fue muy comentado a principios de 2015 y conviene recordarlo aquí; desde el 1 de enero de 2014 las comunidades de propietarios pasaron a tener la obligación de presentar el modelo informativo 347 por las adquisiciones en general de bienes y servicios que efectúen al margen de las actividades empresariales o profesionales, incluso aunque no realicen actividades de esa naturaleza. Esta obligación hace que no solo tuviesen que declarar si le hubiesen facturado dentro de una actividad económica, sino que tendrían que informar por cualquier facturación superior a 3.005,06 euros (cosa que, por ejemplo, podría suceder al llevar a cabo una obra o reforma). De cara a la presentación de este modelo conviene recordar su plazo de presentación, que finaliza el 29 de febrero de 2016.

Para cualquier tipo de consulta sobre este tema no duden en ponerse en contacto con nosotros a través de info@aclunia.es

family-774301_960_720

Nuevo modelo 145

Resolución de 3 de diciembre de 2015, del Departamento de Gestión Tributaria de la Agencia Estatal de Administración Tributaria, por la que se modifica la de 3 de enero de 2011, por la que se aprueba el modelo 145, de comunicación de datos del perceptor de rentas del trabajo a su pagador o de la variación de los datos previamente comunicados.

Mediante esta Resolución, que surtirá efectos en relación con las comunicaciones de datos al pagador, o de variación de los datos previamente comunicados, que deban efectuarse a partir del 18 de diciembre 2015, se sustituye el modelo 145 a que se refiere el artículo 88 del Reglamento del IRPF, aprobado por la Resolución de 18 de diciembre de 2014.

A través de esta Resolución, en el apartado 1 del modelo 145 de «Datos del perceptor que efectúa la comunicación», se ha incluido un nuevo subapartado relativo a la obtención, por parte del trabajador, durante los cinco períodos impositivos anteriores, de rendimientos con período de generación superior a dos años que se hayan beneficiado de la reducción contemplada en el apartado 2 del artículo 18 de la Ley del Impuesto, pero dicha reducción no haya sido finalmente aplicada por el trabajador en su correspondiente autoliquidación del impuesto.

(En el anexo a la Resolución encontraréis el modelo completo)

(En el anexo a la Resolución encontraréis el modelo completo)


El modelo 145 de Comunicación de datos del perceptor de rentas del trabajo a su pagador es el modelo  que debe ser cumplimentado por el trabajador con sus circunstancias personales y familiares para que el pagador le aplique la retención correspondiente.

Si tenéis alguna duda en relación al nuevo modelo 145 de comunicación de datos del perceptor de rentas del trabajo a su pagador no dudéis en consultarnos.

lottery-686532_960_720

¿Cómo tributan los premios de la lotería?

En el mes de diciembre, conforme se acerca la navidad, vemos como también se acerca el tradicional sorteo de navidad de la lotería. Una característica que tuvo hasta el año 2013 el tratamiento de los premios de la lotería fue que estaban exentos de impuestos, cambiando a partir del 1 de enero de ese año el tratamiento que se le da.

 

Desde ese año se ha ido recordando el cambio en la tributación pero, al ser el sorteo de la Lotería de Navidad el que tradicionalmente tiene una mayor cantidad de jugadores, conviene recordar el tratamiento que se le da a los premios.

 

Algo muy repetido es que “hacienda se lleva el 20% del premio” y eso no es totalmente correcto. Al obtener un premio organizado por la Sociedad Estatal Loterías y Apuestas del Estado y por los órganos o entidades de las Comunidades Autónomas, por la Cruz Roja Española o por la Organización Nacional de Ciegos Españoles, dicho premio tendrá una retención del 20% sobre la cantidad que exceda de 2.500 euros, lo que implicará precisamente que esos 2.500 euros iniciales estarán exentos.

 

Esta retención no significa que haya que incluir dicho premio en la declaración del IRPF, sino que es una retención que el organizador del sorteo ingresa directamente a hacienda en el momento del pago del premio. El único impacto que habrá sobre el IRPF del ganador es el rendimiento que pueda obtener por las cuentas o fondos en las que pudiese haber invertido el premio obtenido.

 

Podemos encontrarnos en el caso de que un décimo compartido por un grupo de amigos, una peña o un grupo de compañeros de trabajo sea el décimo premiado. Eso generaría una serie de dudas, ya que los décimos de la lotería premiados los cobraría quien los tuviese en su poder. En ese caso, en primer lugar, sería recomendable documentar la participación de cada una de las personas, por ejemplo con un documento con los datos y participación de los que juegan, una fotocopia del décimo y la firma de todos los participantes en él. Además, a la hora de hablar del importe exento del premio, esta cantidad se prorratea entre los participantes en función de la cuota de participación que les corresponda. Se actúa de ese modo para evitar que hablemos fiscalmente de una donación, ya que eso sería de lo que hablásemos si hay una persona encargada de cobrar el premio y luego repartirlo entre el resto de los que han participado en el décimo.

 

En el caso de que la premiada no sea una persona física y sí una persona jurídica o sociedad no se aplicará el límite exento de impuestos, el premio se integra directamente en la base imponible del impuesto de sociedades, eso sí, descontando el importe de la retención que le han aplicado.

 

En todo caso, si nos encontramos ante un premio no exento, la entidad pagadora está obligada a identificar a los ganadores, tanto si hablamos de una persona física, una sociedad, un premio compartido o no.

 

El plazo de cobro de los premios es de tres meses una vez se haya efectuado el sorteo, y el cobro de los premios se hará en los puntos de venta, para el caso de los premios inferiores a 2.500 euros, y en las entidades financieras colaboradoras para el resto.

 

Este pequeño recordatorio hay que tenerlo en cuenta de cara al sorteo de la Lotería de Navidad en caso de obtener un premio. Ahora solo queda esperar a que llegue el 22 de diciembre, desear mucha suerte a todos los que jueguen y que este resumen les pueda servir de ayuda; y en el caso de que no salgan agraciados por el premio, como también es tradicional, desear salud para el año que está a punto de empezar.

mark-516278_640 (1)

Modificaciones en los modelos 190 y 390

El BOE del pasado 18 de noviembre publicó la Orden HAP/2429/2015, de 10 de noviembre, por la que se modifica la orden EHA/3127/2009, de 10 de noviembre, por la que se aprueba el modelo 190 para la declaración del resumen anual de retenciones e ingresos a cuenta del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas sobre rendimientos del trabajo y de actividades económicas, premios y determinadas ganancias patrimoniales e imputaciones de renta y la Orden EHA/3111/2009, de 5 de noviembre, por la que se aprueba el modelo 390 de declaración-resumen anual del Impuesto sobre el Valor Añadido.

Como consecuencia de las modificaciones introducidas en la Ley 26/2014, de 27 de noviembre y el Real Decreto-Ley 9/2015, de 10 de julio, se producen cambios en los diseños físicos y lógicos en el modelo 190, y se modifican las condiciones para la presentación por vía telemática de los modelos 111 y 117 por los obligados tributarios que tengan la consideración de grandes empresas, así como la hoja interior de relación de socios, herederos, comuneros o partícipes del modelo 184.

Esta competencia para aprobar modelos y sistemas normalizados de presentación de autoliquidaciones y declaraciones informativas se encuentra establecida en el artículo 98.3 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria. Asimismo, la regulación de la presentación telemática de autoliquidaciones y declaraciones tributarias se encuentra recogida en el artículo 98.4 de la LGT.

  • Modelo 190:
    • Se introducen subclaves, dentro de las claves A y B, para las percepciones en concepto de incapacidad laboral abonadas directamente al trabajador por alguno de los regímenes públicos de la Seguridad Social o Clases Pasivas, o en su caso, por la respectiva Mutua colaboradora de la S.S.
    • Dentro de la clave G, correspondiente a rendimientos de actividades profesionales, se crean subclaves para las percepciones abonadas en el período comprendido entre el 1 de enero y el 11 de julio de 2015 cuando el volumen de rendimientos íntegros de tales actividades correspondientes al ejercicio inmediatamente anterior sea inferior a 15.000. El porcentaje de retención o ingreso a cuenta que se satisfagan o a partir del 12 de julio de 2015, será, con carácter general, del 15%.
    • Se introducen nuevas posiciones (22 a 25) dentro de la clave L, correspondiente a las rentas exentas relativas a las prestaciones económicas establecidas por las Comunidades Autónomas en concepto de renta mínima de inserción para garantizar recursos económicos de subsistencia a las personas que carezcan de ellos, así como a colectivos en riesgo de exclusión social, situaciones de emergencia social, necesidades habitacionales de personas sin recursos, etc. Asimismo, en la clave L, se consignaran las ayudas concedidas a víctimas de la violencia de género. Por último, en cuanto a los rendimiento en especie, modificados en la Ley 26/2014, que ha catalogado como retribuciones en especie exentas determinados supuestos que hasta  la modificación se consideraban rentas no sujetas y que por tanto, no se incluían en el modelo 190, siendo necesario incluir una nueva subclave para reflejar este tipo de retribuciones.
    • Se introducen nuevas claves, dentro de las subclaves a utilizar en las percepciones correspondientes a la clave K, en la que se diferencian los premios derivados de la participación en juegos, rifas o combinaciones aleatorias sin fines publicitarios, caracterizado por arriesgarse cantidades de dinero u otros elementos patrimoniales a cambio de la posibilidad de obtener un premio o ganancia, y que permiten minorar su importe en las pérdidas en el juego en el mismo período impositivo, de las percepciones que correspondan a premios por la participación en concursos o combinaciones aleatorias, en las que no se realice un desembolso económico por su participación, y que por tanto no son enmarcados en el concepto de “juego” y que no permiten tal compensación.

  • Modelo 390: Se sustituye el anexo I de la Orden EHA/3111/2009, de 5 de noviembre, por la que se aprueba el modelo 390 de la declaración-resumen anual del Impuesto sobre el Valor Añadido y se modifica el anexo I de la Orden EHA/1274/2007, de 26 de abril, por la que se aprueban los modelos 036 de Declaración censal de alta, modificación y baja en el Censo de empresarios, profesionales y retenedores. Así:
    • Se añaden dos nuevas casillas 658 y 659, y se modifica la descripción del contenido de la casilla 84 y 86, en el apartado 7. Resultado liquidación anual (sólo para sujetos pasivos que tributan exclusivamente en territorio común)
    • Se añaden dos nuevas casillas 658 y 659, y se modifica la descripción del contenido de las casillas 84 y 94, en el apartado 8. Resultado liquidación anual (Sólo para sujetos pasivos que tributan a varias Administraciones).

Por último indicar que, la Orden HAP/2429/2015, de 10 de noviembre, ha entrado en vigor al día siguiente de su publicación, esto es, el 19 de noviembre, y será de aplicación, por primera vez, para la presentación de las declaraciones-resúmenes correspondientes a 2015.

*En el Anexo I de la Orden podéis encontrar el nuevo modelo 390.

finance-635805_640

¿Cómo es la rebaja del IRPF ?

En los últimos días las noticias sobre el IRPF son muy numerosas en prensa, dichas noticias nos hablan de que los cambios en el IRPF a efectuar en 2016 han sido de aplicación desde el pasado 1 de julio. Como marcarían las tablas a nivel mundial en que se comparan la evolución de los impuestos con los periodos electorales se cumple una máxima histórica: año electoral implica rebaja de las cargas impositivas.

 

La situación de la que partíamos era de una reforma que iba a afectar a la base imponible del ahorro y a la base imponible general que se haría en dos fases:

 

Durante el año 2015 los tipos  para la Base Imponible General iban a ser los siguientes:

Base imponible Tipo (%)
Hasta 12.450 euros 20%
12.450 – 20.200 euros 25%
20.200 – 35.200 euros 31%
35.200 – 60.000 euros 39%
60.000 –  En adelante 47%

Mientras que para la Base Imponible del Ahorro iban a ser los que indica la siguiente tabla:

Base Imponible Tipo (%)
Hasta 6.000 euros 20%
6.000 – 50.000 euros 22%
50.000 – En adelante 24%

 

El planteamiento inicial que se hacía indicaba que se iba a hacer una segunda fase de rebaja del IRPF para el año 2016. Los nuevos tipos para la Base Imponible General serían los siguientes:

Base imponible Tipo (%)
Hasta 12.450 euros 19%
12.450 – 20.200 euros 24%
20.200 – 35.200 euros 30%
35.200 – 60.000 euros 37%
60.000 –  En adelante 45%

Mientras que para la Base Imponible del Ahorro serían los que siguen:

Base Imponible Tipo (%)
Hasta 6.000 euros 19%
6.000 – 50.000 euros 21%
50.000 – En adelante 23%

 

Ahora, ante el anuncio que ha hecho el gobierno sobre la aplicación de los tipos previstos para 2016 desde el 1 de julio de 2015, se ha decidido hacer con carácter transitorio una nueva tarifa. Esa nueva tarifa será una tarifa única que tendrá efectos desde enero a diciembre de 2015 y que busca que dentro de este año no nos encontremos con dos tarifas diferentes, la que sería válida desde el 1 de julio y la que era válida en el primer semestre del año. Evidentemente se va a aprobar una nueva tarifa transitoria tanto para la Base Imponible General como para la Base Imponible del Ahorro.

 

De igual modo se ha hecho un anuncio relativo a la retención que aplicarán los autónomos; si bien hasta ahora la retención aplicada era de un 19% ahora se anuncia que el viernes 10 de julio se aprobará una reducción del porcentaje de retención de los autónomos, que pasará a ser del 15%.

 

Los anuncios del Gobierno hablan de que confían en que las empresas puedan ajustar este cambio de retención en el mes de julio, o al menos que las empresas puedan hacer el ajuste en agosto. Para que ello se lleve a cabo la semana que viene (semana del 13 de julio) el Gobierno anuncia que estará disponible una aplicación informática con las tablas a aplicar con las nuevas tarifas transitorias antes indicadas.

electric-690791_640

Tratamiento de las ayudas del plan PIVE en el IRPF

Continuamente escuchamos, leemos y vemos en los medios de comunicación anuncios de vehículos donde nos hablan del plan PIVE, nombre con el que conocemos al Plan de Incentivos al Vehículo Eficiente en sus distintas “ediciones”. El objetivo de eses distintos planes PIVE ha sido la promoción, por medio de ayudas estatales, de la compra de modelos de automóviles que sean de alta eficiencia energética, favoreciendo de ese modo un sector estratégico como es el sector de automóvil.

 

Como todo tipo de ayuda de este estilo que ha existido históricamente (recordemos el plan RENOVE de los años noventa que es el precursor de este tipo de ayudas), las partidas presupuestarias del Estado destinadas al plan PIVE se han renovado continuamente, por ello hemos oído hablar de hasta de plan PIVE 5, plan PIVE 6, y así sucesivamente.

 

Todo esto está claro, pero en estas fechas siempre surge una duda: ¿qué pasa con mi declaración de la Renta? Pues vamos a ello para saber lo que sucede con estas ayudas.

 

Las ayudas del plan PIVE a la adquisición de vehículos se consideran una subvención, una subvención que además no está exenta de IRPF; su tratamiento será el mismo que el que se tendría en el caso de una subvención pública para la adquisición de una vivienda. Pues bien ¿qué implicación tiene ello?, pues que estamos ante una ganancia patrimonial que no procede de la venta de un elemento patrimonial, lo que se traduce en que tendremos que incluir esa ayuda del plan PIVE en la Base Imponible General, estando sujeto al tipo marginal.

 

Esto hay que tenerlo en cuenta a la hora de realizar la declaración de la renta, ya que se corre el riesgo de no incluir dicha ayuda incurriendo de este modo en un error a la hora de presentarla

 

Para cualquier consulta sobre esta temática podéis poneros en contacto con nosotros a través de info@aclunia.es

money-615878_640

¿Cuándo hace la AEAT la devolución de la Renta?

Es la eterna cuestión que se plantea mucha gente en estas fechas: ¿cuándo me va a devolver hacienda el dinero?; o bien su “versión negativa”: ¿por qué no me han devuelto el dinero si a mi vecino sí se lo han dado?

 

La ley establece que el plazo que tiene Hacienda para proceder a la devolución de las declaraciones que hayan salido a “devolver” es de seis meses, teniendo que incluir en caso de que se supere ese plazo los “intereses de demora”; dichos intereses de demora se calcularán desde la finalización del plazo de devolución hasta la fecha en la que se ordene el pago. Por todo ello el plazo del que dispone Hacienda para la devolución finalizará el 31 de diciembre de 2015.

 

La norma general dice que cuanto antes se presente la declaración antes se producirá el pago por parte de la AEAT, siendo lo habitual que Hacienda tarde menos de un mes de proceder a la comentada devolución; de hecho ya se ha visto que las personas que han confirmado el borrador en los primeros días rápidamente han recibido la devolución. De todos modos es recomendable revisar y cotejar concienzudamente los datos incluidos en el borrador, de ese modo evitaremos que existan problemas por no coincidir o faltar datos, y no proceder a su confirmación inmediata tras haberlo recibido.

 

En ocasiones se da el caso de devoluciones cuyo plazo ha superado no solo los 6 meses, sino incluso el año, cuando eso sucede la causa habitual es que la AEAT esté realizando comprobaciones complementarias. En esos casos, además de estar pendientes de comunicaciones de hacienda hemos de tener en cuenta, como ya indicamos más arriba, que con la devolución nos incluirán los intereses de demora.

 

Ya teniendo en cuenta la forma del abono de la devolución, el reglamento del IRPF establece que se efectuará por medio de transferencia bancaria, pero hace notar que el propio Ministerio podría autorizar que en determinadas circunstancias justificadas se haga el pago por medio de cheque nominativo o por medio de cheque cruzado.

 

Para dudas sobre IRPF, plazos, importes o la propia elaboración de su declaración no duden en ponerse en contacto con Aclunia Asesores, bien a través del formulario de contacto de esta página o bien por medio del correo electrónico info@aclunia.es.

bookkeeping-615384_640

Modificaciones en la Ley del IRPF

El pasado 28 de noviembre de 2014 , el BOE publicó la Ley 26/2014, de 27 de noviembre, por la que se modifican la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, el texto refundido de Ley del Impuesto sobre la Renta de no Residentes, aprobado por el Real Decreto Legislativo 5/2004, de 5 de marzo, y otras normas tributarias.

A continuación, trataremos de explicar a efectos informativos, las principales novedades introducidas en la Ley:

1¿Qué rentas estarán exentas?

  • Exención por despido o cese del trabajador: se fija como límite exento en estas indemnizaciones la cantidad de 180.000€. Esta modificación será aplicable a los despidos que se produzcan desde el 1 de agosto de 2014. No obstante, si los despidos son derivados de expedientes de regulación de empleo o de despidos colectivos, se aplicará cuando el expediente se haya aprobado o cuando el despido colectivo se haya iniciado con anterioridad a esa fecha.
  • Becas públicas y becas concedidas por las entidades sin fines lucrativos: estarán exentas las becas tanto para Estudios Reglados, como para investigación, incorporándose como exentas, las becas concedidas por fundaciones bancarias en el desarrollo de su actividad de obra social.
  • Planes de ahorro a largo plazo: estarán exentos los rendimientos positivos del capital mobiliario procedentes de nuevos Planes de Ahorro a largo plazo, siempre que el contribuyente no efectúe disposición alguna del capital resultante del Plan antes de finalizar el plazo de 5 años desde su apertura.
  • Prestaciones en forma de renta percibidas por las personas con discapacidad: estarán exentos los rendimientos del trabajo derivados de las aportaciones a patrimonios protegidos de estas personas con discapacidad, así como las prestaciones en forma de renta percibida correspondientes a sus sistemas específicos de previsión social. Límite exento: 3 veces el IPREM para cada uno de estos rendimientos.
  • Suprime la exención de dividendos y participaciones en beneficios obtenidos por la participación en fondos propios de cualquier tipo de entidad.
  1. Las Sociedades Civiles con objeto mercantil, van a estar sujetas al Impuesto de Sociedades desde el 1 de enero de 2016, y por tanto ya no van a tributar como entidades en atribución por el IRPF. Los socios, personas físicas, de sociedades civiles que pases a tributar por el Impuesto sobre Sociedades podrán seguir aplicando las deducciones en la cuota íntegra por actividades económicas que tuviesen pendientes de aplicación a 1 de enero de 2016, con los límites previstos en la Renta.
  2. Imputación temporal de las ganancias patrimoniales derivadas de ayudas públicas: la ley no recogía expresamente este criterio, si bien ahora se recoge expresamente que la imputación temporal de la ganancia patrimonial derivada de la obtención de cualquier ayuda pública será al momento del cobro de la misma, y manteniéndose la imputación por cuartas partes de la ayudas públicas en los mismos supuestos (por defectos estructurales de construcción de la vivienda habitual, las ayudas incluidas en el ámbito de los planes estatales para el acceso por primera vez a la vivienda en propiedad, etc).
  3. Pérdidas patrimoniales por créditos vencidos y no cobrados: se establecen determinadas circunstancias por las cuales las pérdidas patrimoniales derivadas de créditos vencidos y no cobrados podrán imputarse al periodo impositivo en el que concurra alguna de las siguientes circunstancias: 1) Que adquiera eficacia una quita establecida en un acuerdo de refinanciación judicialmente homologable o un acuerdo extrajudicial de pagos; 2) Que, encontrándose el deudor en concurso de acreedores, adquiera eficacia el convenio en el que se acuerde una quita en el importe del crédito; 3) que se cumpla el plazo de un año desde el inicio del procedimiento judicial distinto de los de concurso que tengan por objeto la ejecución del crédito sin que este haya sido satisfecho. Este plazo de 1 año ha de finalizar después del 1 de enero de 2015. Añadir asimismo que, cuando el crédito fuera cobrado con posterioridad al cómputo de la pérdida patrimonial, se imputará una ganancia patrimonial por el importe cobrado en el período impositivo en el que se produzca dicho cobro.
  4. En cuanto a los rendimientos del trabajo
    • Imputación contratos de seguro colectivos: cuando los contratos de seguro cubran conjuntamente las contingencias de jubilación y de fallecimiento o incapacidad, será obligatoria la imputación fiscal de las parte de las primas satisfechas que correspondan al capital en riesgo por fallecimiento o incapacidad, siempre que el importe de dicha parte exceda de 50 € anuales.
    • Reducción del período de generación: el porcentaje reductor previo a esta modificación era del 40% y pasa a ser del 30%, con mantenimiento del límite de 300.000 euros al año, la no aplicación de la reducción para indemnizaciones por despido superiores a 1.000.000€ y la limitación en su importe si estas indemnizaciones son superiores a 700.000€.
      • Para los rendimientos con período de generación superior a dos años se sustituye el requisito de que no se obtengan de forma periódica o recurrente por el de que no se haya aplicado esta reducción en el plazo de los cinco períodos impositivos anteriores.
      • En rendimientos derivados de la extinción de una relación laboral común o especial, la ley recoge expresamente que se considerará como período de generación el número de años de servicio del trabajador.
      • Los rendimientos del trabajo procedentes de indemnizaciones por extinción de la relación con los administradores con período de generación superior a dos años, podrán aplicar la reducción prevista en el apartado 2 del artículo 18 de la Ley cuando el cociente resultante de dividir el número de años de generación, computados de fecha a fecha, entre el número de períodos impositivos de fraccionamiento, sea superior a dos, siempre que la fecha de la extinción de la relación sea anterior a 1 de agosto de 2014.
    • Gastos deducibles: desaparece la reducción general de 2.652 euros, por obtención de rendimientos de trabajo. Se aprueba un nuevo gasto deducible de 2.000€ en concepto de otros gastos, que podrá ser incrementado en otros 2.000€ anuales en el caso de desempleados que acepten un nuevo puesto de trabajo que exija un cambio de residencia, así como, también se incrementará el importe de 3.500 euros o 7.750 euros anuales para el caso de trabajadores activos discapacitados según el grado de su discapacidad.
      • Seguirá existiendo la reducción para los contribuyentes con rendimientos netos del trabajo inferiores a 14.450 euros siempre que no tengan rentas, excluidas las exentas, distintas de las del trabajo superiores a 6.500 euros. En estos casos se aplicará tanto el gasto como la reducción. Para estos contribuyentes el importe de la reducción será:
        1. . Contribuyentes con rendimientos netos del trabajo iguales o inferiores a 11.250 euros: 3.700 euros anuales.
        2. Contribuyentes con rendimientos netos del trabajo comprendidos entre 11.250 y 14.450 euros: 3.700 euros menos 1,15625 x (rendimiento del trabajo – 11.250 euros anuales).
      • Rendimientos del trabajo en especie: No tendrán la consideración de rendimientos del trabajo exclusivamente: a) Las cantidades destinadas a la actualización, capacitación o reciclaje del personal empleado, cuando vengan exigidos por el desarrollo de sus actividades o las características de su puesto de trabajo. B) Las primas o cuotas satisfechas por la empresa en virtud de contrato de seguro de accidente laboral o de responsabilidad civil del trabajador. Asimismo en la nueva normativa, se determinan como exentos algunos rendimientos del trabajo en especie que antes no tenían tal consideración.
  1. Capital inmobiliario:
    • Arrendamiento de bienes inmuebles reducción vivienda: se fija una reducción única del 60% del rendimiento neto declarado derivado del arrendamiento de inmuebles destinados a vivienda cuando éste sea positivo.
    • Arrendamiento de bienes inmuebles reducción irregularidad: se minora el porcentaje de reducción por irregularidad del 40 al 30 por ciento. Además se establece un nuevo límite de 300.000€ anuales como la cuantía del rendimiento neto sobre la que se aplicará la reducción.
  2. Capital mobiliario:
    • Distribución de la prima de emisión de valores no negociados: tributan en concepto de rendimientos del capital mobiliario, los supuestos de distribución de prima de emisión correspondiente a valores no admitidos a negociación.
    • Capital diferido en contratos con un capital en riesgo igual o menor que el 5%: el rendimiento se calcula por la diferencia entre el capital percibido y el importe de las primas que hayan generado ese capital. Además, como novedad, si ese seguro del que ahora se percibe el capital, combina la supervivencia con el fallecimiento o la incapacidad, también podremos restar en la anterior diferencia, el importe de las primas que correspondan al capital en riesgo por fallecimiento o incapacidad que se hayan consumido hasta el momento en que se está percibiendo ese capital por supervivencia, siempre que ese capital en riesgo sea igual o inferior al 5% de la provisión matemática.
    • Capital mobiliario negativo derivados de donaciones: no podrán computarse, lo rendimientos del capital mobiliario negativos derivados de donaciones de activos financieros.
    • Nuevos Planes de Ahorro a Largo plazo: se configuran como contratos celebrados entre el contribuyente y una entidad aseguradora o de crédito. Son inversiones limitadas a uno o sucesivos planes que pueden ser instrumentados como Seguros individuales de vida (SIALP) contratos celebrados a partir del 1 de enero de 2015 que no cubran contingencias distintas de supervivencia o fallecimiento; o Depósitos o contratos financieros integrados en una cuenta individual del Plan separados en entidades de crédito (CIALP).
      • Además:
        1. La inversión por aportaciones se limita a 5.000 euros al año.
        2. Los planes sólo pueden hacerse efectivos por el total en forma de capital. Por tanto nunca en forma de rentas, ni reintegros parciales. En los Seguros Individuales de Ahorro, no se considera que se efectúan disposiciones cuando llegado su vencimiento, la entidad aseguradora destine, por orden del contribuyente, el importe íntegro de la prestación a un nuevo Seguro Individual de Ahorro a Largo Plazo contratado por el contribuyente con la misma entidad.
        3. El beneficio fiscal consiste en la exención de los rendimientos positivos si existe al menos 5 años desde la primera aportación.
        4. El beneficio de la exención se pierde al hacerse disposición, de cualquier tipo, antes del plazo de 5 años o al incumplirse el límite máximo de aportaciones anuales. En caso de perder la exención su tributación se hará como capital mobiliario, y se hará en ese momento de todos los rendimientos positivos obtenidos desde la apertura del Plan, con práctica de retenciones.
    • Planes individuales de ahorro sistemático (PIAS): se reducen de 10 a 5 años la antigüedad de la primera prima satisfecha respecto a la fecha en que se constituye la renta vitalicia, para poder aplicar la exención.
      • Los PIAS formalizado con anterioridad a 1 de enero de 2015 les será igualmente de aplicación el referido plazo.
      • También se aplicará este menor plazo en la transformación de determinados contratos de seguro de vida en planes individuales de ahorro sistemático.
    • Seguros de vida generadores de incrementos de patrimonio hasta el 1 de enero de 1999. Se modifica el régimen transitorio actualmente aplicable a contratos de seguros de vida generadores de incrementos o disminuciones de patrimonio con anterioridad a 1 de enero de 1999, aplicable a prestaciones percibidas en forma de capital correspondientes a primas satisfechas con anterioridad a 31 de diciembre de 1994, en virtud del cual los rendimientos del capital mobiliario generados por primas anteriores a 31 de diciembre de 1994 se reducen un 14,28% por cada año.
  1. Actividades económicas:
    • Actividades profesionales: Los rendimientos procedentes de una entidad en cuyo capital participe el contribuyente, derivados de la realización de actividades incluidas en la sección Segunda de las Tarifas del IAE (actividades profesionales de carácter general), se calificarán como rendimientos profesionales cuando el contribuyente esté incluido, a tal efecto, en el régimen especial de la Seguridad Social de los trabajadores por cuenta propia o autónomos, o en una mutualidad de previsión social que actúe como alternativa al citado régimen especial
    • Arrendamiento de inmuebles: con anterioridad a la reforma, para que un arrendamiento tuviera la consideración de actividad económica debían concurrir dos circunstancias: 1. Que en el desarrollo de la actividad se cuente, al menos, con un local exclusivamente destinado a la gestión de la misma. 2. Que para la ordenación de la misma se utilice, al menos, una personal empleada con contrato laboral y a jornada completa. Tras la reforma, desaparece el requisito del local exclusivamente destinado a llevar a cabo la gestión de la actividad.
    • Provisión y gastos deducibles de difícil justificación: se establece como límite máximo en el régimen de estimación directa simplificada 2.000€ anuales.
    • Exclusión del método de estimación objetiva (Módulos): desaparece el límite conjunto aplicable a todas la actividades económicas de 450.000€. Se fija uno más pequeño de 150.000€, y a la vez se saca del mismo a las actividades agrícolas, ganaderas y forestales. Para éste cómputo se deben tener en cuenta todas la operaciones, exista o no obligación de expedir factura por ellas. Si el contribuyente factura a empresarios y profesionales obligados a expedir factura, el límite que no se puede superar será de 75.000 euros anuales. Las actividades agrícolas, ganaderas y forestales, tienen un límite separado del anterior, fijado en 250.000€ anuales. Las actividades agrícolas, ganaderas y forestales, tienen un límite separado del anterior, fijado en 250.000 euros anuales. [Actualización 18/11/2015Orden HAP/2430/2015, de 12 de noviembre, por la que se desarrollan para el año 2016 el método de estimación objetiva del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y el régimen especial simplificado del Impuesto sobre el Valor Añadido. ]
  2. Ganancias y pérdidas patrimoniales:
    • Reducción de capital con devolución de aportaciones valores no cotizados. En la nueva normativa cuando se trate de valores no cotizados, en las reducciones de capital con devolución de aportaciones que no procedan de beneficios no distribuidos se considerara rendimiento de capital mobiliario la diferencia entre el valor de adquisición del título y el importe obtenido o el valor de mercado de los bienes recibidos, hasta el límite de la diferencia positiva entre el valor de la participación según los fondos propios correspondientes al último ejercicio cerrado con anterioridad a la fecha de reducción de capital y el valor de adquisición del título. Es decir tributa como capital mobiliario la devolución que corresponda al incremento de los fondos propios desde el momento de la adquisición del título hasta el momento de la reducción de capital con devolución de aportaciones que se corresponda con reservas libremente disponibles.
    • Extinción del régimen económico matrimonial de separación de bienes. En la extinción del régimen económico matrimonial de separación de bienes, la anterior normativa solo establecía que no existe ganancia o pérdida patrimonial cuando por imposición legal o resolución judicial se produzcan adjudicaciones por causa distinta de la pensión compensatoria entre cónyuges. En la nueva normativa se añade a la adjudicación de bienes, las compensaciones dinerarias y en este caso tampoco existirá ganancia o pérdida patrimonial. Añadiéndose además que las compensaciones dinerarias no darán derecho a reducir la base imponible del pagador ni constituirá renta para el preceptor.
    • Transmisiones por mayores de 65 años: En la reforma se incluye un nuevo supuesto de exclusión de gravamen de las ganancias patrimoniales que se pongan de manifiesto con ocasión de la transmisión de elementos patrimoniales (no necesariamente inmuebles) por contribuyentes mayores de 65 años, siempre que el importe (total o parcial) obtenido por la transmisión se destine en el plazo de seis meses a constituir una renta vitalicia asegurada a su favor, en las condiciones que reglamentariamente se determinen. La cantidad máxima total que a tal efecto podrá destinarse a constituir rentas vitalicias será de 240.000 euros.
    • Transmisión de la licencia del taxi: La reforma incorpora en la Ley, el anterior desarrollo reglamentario que se hacía sobre la reducción de la ganancia patrimonial para contribuyentes que en estimación objetiva ejerzan la actividad de transporte por autotaxis, viniendo la misma ocasionada como consecuencia de la transmisión de activos fijos intangibles. Como novedad, se distinguirá entre la parte de la ganancia que se haya generado con anterioridad a 1 de enero de 2015, según número de días transcurridos entre la fecha de adquisición y 31 de diciembre de 2014, a la cual sí se le aplicará reducción, de la parte de la ganancia patrimonial generada con posterioridad a 1 de enero de 2015, que no se reducirá. Se aplicarán los porcentajes que figuran en la tabla aprobada, en la cual aparecen ya fechas y porcentajes que tendrán en cuenta el tiempo transcurrido desde la fecha de adquisición hasta 31 de diciembre de 2014.
  3. Reducciones en base imponible:
    • Nuevo supuesto de disposición anticipada de derechos consolidados: Se amplía con la reforma, para los planes de previsión asegurados, el derecho a la prestación anticipada de los derechos consolidados. Además de los supuestos de enfermedad grave y desempleo de larga duración, también podrán ser objeto de disposición anticipada los derechos que correspondan a primas abonadas con al menos diez años de antigüedad.
    • Primas seguros de dependencia. Respecto a las primas satisfechas a los seguros privados que cubran exclusivamente el riesgo de dependencia severa o de gran dependencia. Se modifica el límite del conjunto de reducciones practicadas por todas las personas que satisfagan primas a favor de un mismo contribuyente, incluidas las del propio contribuyente. En la anterior redacción de la Ley el límite máximo estaba fijado en 10.000 euros anuales, con la modificación de la Ley, el límite pasa a ser de 8.000 euros anuales.
    • Aportaciones a sistemas de previsión social del cónyuge. Se modifica el límite máximo de reducción en las aportaciones a sistemas de previsión social de los que sea partícipe, mutualista o titular el cónyuge del contribuyente. Este límite pasa a ser de 2.500 euros anuales, en lugar de los 2.000 existentes en la anterior redacción de la Ley.
    • Límites de reducción por aportaciones a sistemas de previsión social. Se aplicará como reducción la menor de las cantidades siguientes:
      • El 30 por ciento de la suma de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas percibidos individualmente en el ejercicio. Se elimina el aumento de este límite para contribuyentes mayores de 50 años, que lo fijaba en el 50 por ciento.
      • 8.000 euros anuales para todos los contribuyentes. Se modifica el límite fijado anteriormente en 10.000 euros, o de 12.500 para mayores de 50 años.
      • Además, se mantienen los 5.000 euros anuales para las primas a seguros colectivos de dependencia satisfechos por la empresa
    • Reducción por cuotas y aportaciones a partidos políticos: Las cuotas de afiliación y las aportaciones a Partidos Políticos, que podían ser objeto de reducción en la base imponible con un límite de 600 euros anuales queda suprimida. En su lugar se crea una deducción del 20 por ciento sobre cuotas de afiliación a partidos políticos, federaciones, coaliciones o agrupaciones de electores.
  4. Mínimo personal y familiar:
    • Mínimo del contribuyente. Se eleva el mínimo del contribuyente. Pasando de la cantidad de 5.151 a 5.550 euros. Así mismo se elevan las cantidades en referencia a la edad del contribuyente. Así, cuando el contribuyente tenga una edad superior a 65 años, el importe del mínimo se aumentará en 1.150 euros anuales. Pasando de 6.069 euros a 6.700 euros con la reforma. Cuando el contribuyente tenga una edad superior a 75 años el importe del mínimo se elevará adicionalmente en 1.400 euros anuales. Pasado de 7.191 a 8.100 euros con la reforma.
    • Mínimo por descendiente: se elevan los mínimos aplicables por descendientes. A continuación ofrecemos la comparativa con respecto a 2014

Descendiente          2014                      reforma

Por el primero         1.836€                  2.400€

Por el segundo        2.040€                  2.700€

Por el tercero          3.672€                  4.000€

Por el cuarto y         4.182€                  4.500€

Se mantiene como requisito la convivencia para aplicar el mínimo por descendientes. Como novedad se recoge de forma expresa por la ley que a estos efectos se asimila a la convivencia la dependencia económica, salvo que existan anualidades por alimentos a favor de dichos hijos.

  • Mínimo por ascendientes:
    • Si el ascendiente es mayor de 65 años, o con discapacidad cualquiera que sea su edad el mínimo será de 1.150 euros anuales.
    • Si el ascendiente es mayor de 75 años el mínimo aplicable será de 1.400 euros adicionales, esto es, 2.550 euros anuales
  • Mínimo por discapacidad del contribuyente: Se elevan las cuantías de los mínimos por discapacidad.
    • Grado discapacidad Igual al 33% o superior hasta el 65%: 3.000€
    • Grado discapacidad Igual al 33% o superior hasta el 65%, acredite ayuda 3ª personas: discapacidad: 3.000€ + gastos de asistencia: 3.000€. Total: 6.000€
    • Grado discapacidad Igual o superior al 65%: discapacidad: 9.000 + asistencia: 3.000€ = 12.000€

 

  1. Deducciones generales:
    • Inversión en empresas de nueva o reciente creación. Se mantiene la deducción por inversión en empresas de nueva o reciente creación, y también la incompatibilidad con la derogada deducción por cuentas ahorro-empresa, esto es, no formará parte de la base de la deducción, el importe de las acciones o participaciones adquiridas con el saldo de cuentas ahorro-empresa en la medida en que dicho saldo hubiera sido objeto de deducción.
    • Cuenta ahorro empresa. Se suprime la deducción por cuenta ahorro empresa.
    • Deducciones en actividades económicas. Como novedad, adicionalmente a los incentivos y estímulos a la inversión empresarial establecidos en la normativa del Impuesto sobre Sociedades, las personas físicas cuyas actividades cumplan los requisitos para ser consideradas de empresas de reducida dimensión, podrán aplicar una nueva deducción por inversión del beneficio empresarial en la adquisición de determinados bienes del inmovilizado material o inversiones inmobiliarias, afectos a actividades económicas desarrolladas por el contribuyente.
    • Deducción Partidos políticos, Coaliciones o Agrupaciones de Electores. Se establece una nueva deducción del 20 por ciento de las cuotas de afiliación y las aportaciones a Partidos Políticos, Federaciones, Coaliciones o Agrupaciones de Electores. La base máxima de esta deducción será de 600 euros anuales. Sustituye el anterior modelo de reducción en base imponible.
    • Deducción por alquiler de la vivienda habitual. Se suprime la deducción por alquiler de la vivienda habitual, aunque de forma transitoria se mantiene para algunos arrendatarios. Para ello resultará necesario que el contribuyente hubiera tenido derecho a la deducción por alquiler de la vivienda habitual en relación con las cantidades satisfechas por dicho concepto, en un período impositivo devengado con anterioridad a 1 de enero de 2015. Debiendo además mantener en vigor el contrato de arrendamiento y seguir cumpliendo los requisitos de rentas máximas.
  2. Obligación de declarar Se modifica el límite en la obligación de declarar para los contribuyentes que perciban rendimientos de trabajo de dos o más pagadores, anualidades por alimentos o pensiones compensatorias, rendimientos del trabajo de un pagador no obligado a retener o sometidos a tipo fijo de retención, que pasa de 11.200 euros anuales a 12.000 euros.
  3. Pagos a cuenta:
    • Elevación al íntegro. Cuando los contribuyentes perciban rentas sometidas a retención deben consignar estas por su importe íntegro. Se limita la posibilidad de computar una retención no practicada cuando sea causa imputable “exclusivamente” al retenedor.
  4. Escala a aplicar en el ejercicio 2015:IRPF 2015
  5. Escala a aplicar en el ejercicio 2016:IRPF 2016

Fuente: Agencia Tributaria. Información institucional campaña IRPF. 

Comparativa de la Ley 35/2006, de IRPF, tras la publicación de la Ley 26/2014